Translate

viernes, 14 de abril de 2017

Un día más sin ti


¿Y tú crees que a ratos cuando me despierto, al bajar descalza las escaleras, no me golpea fuerte el puñetazo de la soledad? Pues sí… golpea, y golpea muy duro. 

Por lo general, me zambullo de cabeza en los quehaceres diarios, en la casa, el trabajo, el taller, a ratos me da por seguir en la eterna dualidad de lo existente y lo latente… y así, se me ha pasado gran parte de este tiempo. Pero llego a casa, y no estás. Siempre no estás. Ni siquiera para molestarme…. Y sé que es lo mejor para mí. Pero los sentimientos, el corazón, son extraños… ellos no se fijan a quién querer y a quién no, ni siquiera necesitan un motivo, solo lo dejan fluir y ya está. Lo demás son solo alucinaciones de nuestra psiquis. Fantasías de nuestro intelecto… trampas del yo y el superyó. Mientras el ello se arranca cual niño travieso por los pasillos de su propio placer y sus memorias, sus arranques incontrolables de abrazarte de auto engañarse que aquí nada malo ha pasado, que somos solo dos extraños que se han amado desde siempre, que se han RE-unido para reescribir una nueva historia, y esta vez; sin mentiras, si egoísmos, sin herirnos.  Pero eso, no es otra cosa, que otra fantasía más.
Y aquí estoy, entre lo que nunca fue y lo que no es. “Que 20 años no es nada” para mí, fueron 25 años (más de la mitad de mi vida actual) y ahora, estoy intentando retomar el rumbo… intentando averiguar cómo es que realmente se vive sin ti (esto es como luchar contra una adicción) Sin ti, verdaderamente, sin ti. Y no es fácil, cuando el auto sabotaje me espera al cruzar la puerta y me apuñala por la espalda. Pero cresta… aquí vamos de nuevo… por un día más sin ti. Es como un día más sin consumir esa droga, que me lleva al cielo pero que destruye mi vida. Así tal cual, literalmente.  

Algún día, solo serás un recuerdo… algún día. 




No hay comentarios: